Grupo Conservacionista de Fósiles

(Entidad de Bien Público-Decreto Poder Ejecutivo Nº057 – 11/02/02)

-Amplia trayectoria en el desarrollo de temáticas científicas, turísticas y culturales (comenzando en el año 1998)

-Reconocimiento de su labor en círculos científicos y académicos de índole nacional (Museo de Ciencias Naturales de La Plata, Museo Argentino de Ciencias Naturales, Universidad Nacional del Centro, Universidad Nacional de Luján, etc.)

-Aptitud demostrada en el manejo de grupos educativos en todos sus niveles (pre-escolar, inicial, secundario y universitario) con un promedio anual de alumnos guiados que ronda los 4.000.

-Preocupación manifiesta en el cuidado responsable de los bienes culturales (históricos y científicos) del partido de San Pedro.

-Probada dedicación y esmero en la restauración y presentación de edificaciones históricas (caserón Museo Paleontológico/1895, caserón Estación de Castro/1890 aprox.) y otros inmuebles (sala Museo de Sitio “Batalla de Obligado” y Centro de Interpretación de Flora y Fauna).

-Demostrado interés por la difusión de sus trabajos y de sus descubrimientos en diferentes medios de comunicación a nivel local (todos), nacional (Clarín, La Nación, Gente, Crítica, Página 12, Viva, TN Ciencia, etc.) e internacional (Agencia Télam, ANSA, EFE, Diario El Mundo, etc.)

Una medalla de 100 años para el Centro de Documentación Histórica

Se trata de una  pieza labrada en alpaca realizada con motivo de la inauguración de las aguas corrientes en nuestra ciudad

Es una pieza grisácea que recuerda la inauguración de un importante hito sanitario de nuestra ciudad. Está labrada, a criterio del joyero Raúl Tettamanti, en un trozo de alpaca de 3,2 x 2,8 cm y unos 2 mmde espesor, y representa un momento histórico para gran parte de la población de San Pedro.

Es una medalla que fue acuñada en febrero de 1914 por orden del entonces Intendente Luis Felipe de Las Heras con motivo de la inauguración delservicio de Aguas Corrientes de la ciudad, obra impulsada por Don Eduardo González Bonorino, quien cumplía funciones como diputado por aquellos años.

 

La medalla

 

El joven Carlos Ramírez observó que entre un puñado de monedas antiguas que le habían obsequiado se encontraba una vieja medalla y consciente de su valor histórico, la puso a disposición del Grupo Conservacionista de Fósiles.

En el anverso se puede observar, finamente tallada, la figura del tanque de agua ubicado en Sarmiento y Obligado, junto a las dependencias que lo rodean, algunos árboles y la frase “CIUDAD DE SAN PEDRO (BA) FEBRERO DE 1914”. Debajo, figura el sello del fabricante: BYM ROSSI.

En el reverso, se lee: “INAUGURACIÓN DE LAS AGUAS CORRIENTES – INICIATIVA DEL DIPUTADO EDUARDO GONZÁLEZ BONORINO – INTENDENCIA LUIS F. DE LAS HERAS”.

En aquellos inicios, el servicio de agua corriente fue provisto por los señores C. Hoff y Matías Polemann, empresarios de Capital Federal que firmaron convenio con el Municipio (fuente: Historia Documental de San Pedro).

La hermosa pieza de orfebrería que acaba de cumplir 100 años será colocada en un cerramiento vidriado y ubicada en el Centro de Documentación Histórica que funciona en la Torre del Palacio Municipal, lugar que ha comenzado a concentrar los testimonios gráficos y escritos de la memoria sampedrina.

 

Descubren piezas de un curioso animal prehistórico

Son huesos fosilizados de un mamífero fósil llamado Scelidodon.

El hallazgo fue realizado a pocos kilómetros de San Pedro, provincia de Buenos Aires.

En un campo ubicado a escasos kilómetros de la ciudad de San Pedro, provincia de Buenos Aires, un trabajador que realizaba movimientos de suelo con una máquina pesada dio con restos de un llamativo animal que habitó la prehistoria de la región pampeana.

Mientras la pala de su máquina removía toneladas de sedimentos depositados hace miles de años, Ángel Colombo notó el afloramiento de extraños y robustos huesos petrificados.

Recolectando lo que pudo, se puso en contacto con el equipo del Museo Paleontológico “Fray Manuel de Torres”, de la mencionada ciudad bonaerense.

Desde el Grupo Conservacionista de Fósiles, equipo impulsor del Museo de San Pedro explican que:

        “Una vez restauradas las piezas, se pudo comprobar que los huesos recuperados por Colombo correspondían, claramente, a un animal llamado Scelidodon, un curioso mamífero de unos 3 metros de longitud que habitó la zona durante el Cuaternario.

Las partes fósiles descubiertas comprenden una tibia y fíbula (peroné, en los humanos) derechas, tres vértebras caudales (de la cola), fragmentos de arcos costales (costillas) y la ulna (cúbito, en los humanos) derecha.

Este hallazgo permite observar que el accionar de la retroexcavadora cortó parte del lado derecho de un ejemplar de Scelidodon que yacía en el lugar, sin  poder llegar a certificarse si el ejemplar estaba completo o sólo preservado parcialmente”.

El Dr. Eduardo Tonni, Jefe del Departamento Paleontología de Vertebrados del Museo de Ciencias Naturales de La Plata y colaborador del Museo Paleontológico de San Pedro, realiza una detallada descripción de estos animales:

“Scelidodon fue un gran mamífero extinguido, perteneciente al orden Tardigrada. Este orden se subdivide en el de los gravígrados, que incluye a los perezosos terrestres gigantes extintos (como Scelidodon, Megatherium, Mylodon, Lestodon) y el de los bradipodoideos,  los perezosos arborícolas actuales de las regiones intertropicales sudamericanas. Los gravígrados fueron parientes de los pesados y acorazados gliptodontes, pero a diferencias de ellos, estaban desprovistos de un caparazón óseo, aunque podían tener vestigios en forma de pequeños y redondeados nódulos óseos subcutáneos (debajo de la piel).

       Scelidodon tenía un aspecto general similar al de sus parientes, los perezosos actuales, pero su tamaño era mucho mayor. Poseía 5 dientes a cada lado del maxilar y 4 en cada rama mandibular, todos ellos relativamente simples y aproximadamente subtriangulares. Los dedos I, II y III de las manos  poseían fuertes falanges ungueales (“garras”) envainadas, mientras que en los pies, el único dedo que llevaba una “garra” era el III.

       Para la zona donde aparecieron los restos se reconoce una especie: Scelidodon tarijensis, que vivió durante el Ensenadense y Lujanense (desde alrededor de 2 millones hasta 8 mil años antes del presente) en las actuales provincias de Buenos  Aires, Córdoba, Corrientes y Salta”.

Desde el Museo agregan que:

       “Estos animales tenían su cuerpo protegido por una densa pelambre y una piel muy resistente al ataque de los depredadores característicos de aquella época. Debido a la longitud de sus garras, estos animales caminaban apoyando el revés de las manos, en lugar de las palmas de las mismas.

         Scelidodon poseía un cráneo bajo y alargado, apto para poder alcanzar los brotes, hojas y tallos tiernos que representaban la mayor parte de su dieta y, tal vez, algunas termitas como complemento de su alimentación”.

 

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

 

Un roedor del Pleistoceno

Descubren un cráneo de Lagostomus en perfecto estado de conservación. El ejemplar complementa información sobre cambios climáticos en la región.

 Un completísimo cráneo fosilizado de Lagostomus maximus (vizcachas) fue recuperado por el Grupo Conservacionista de Fósiles en inmediaciones de Bajo Campodónico.

 Estos roedores, actualmente retirados de la zona norte de la provincia de Buenos Aires, fueron muy numerosos en un lapso que rondaría los 140.000 años, por lo que sus restos brindan información del pasado biológico y climático de la región.

LAGOSTOMUS-VIZCACHA FÓSIL

El lugar

 El punto donde se detectó la presencia de este valioso fósil está ubicado a unos 1.000 metros al Este de la empresa Papel Prensa, en el predio de la familia Rodríguez. El lugar está rodeado de amplios humedales y densa vegetación, la cual es interrumpida por un sector de barranca despejada que permite ver con claridad las capas de antiguos sedimentos pampeanos. Allí, a unos 6 metros de altura, en el perfil del lugar, Ignacio Verdón, observó los restos mientras recorría el sitio en compañía de Matías Swistum, José L. Aguilar y Fernando Chiodini, integrantes del GCF.

El ejemplar

 Al realizarse la cuidadosa extracción se pudo rescatar el cráneo y mandíbulas del animal totalmente completos, junto a buena parte de la columna vertebral con sus vértebras articuladas.

 El ejemplar conserva, además, toda su dentición y parte de los arcos costales que formaban su caja torácica.

 El cráneo tiene una longitud de 13,3 cm. y un ancho de 7,5 cm.; mientras que sus poderosos incisivos miden 2,6 cm de largo y 7,7 mm de ancho.

 Si bien la limpieza y acondicionamiento está en pleno proceso, ya se vislumbra que se trata del más completo recuperado en la zona.

Su presencia

 Como no es la primera vez que se recuperan ejemplares de vizcachas fósiles en San Pedro, la ubicación de este ejemplar tan bien conservado en el perfil geológico del lugar se suma a los registros que permiten confirmar una gran densidad de población de este género en el límite entre dos edades prehistóricas: Lujanense (10.000 a 140.000 años) y Bonaerense (140.000 a 500.000 años).

 Curiosamente, la mayor parte de los ejemplares de Lagostomus (incluido éste) descubiertos en los últimos años en los sedimentos del partido provienen de este límite, ubicado a unos 2 metros de profundidad del nivel de suelo actual, por lo que se supone que las condiciones climáticas fueron óptimas para el desarrollo de la especie durante ese lapso de tiempo.

El Museo Paleontológico agradece la excelente predisposición del Sr. Enrique Rodríguez y su familia hacia el trabajo del grupo.

Conmovedor dato histórico

Confirman que los argentinos caídos en Obligado fueron sepultados en el campo de batalla.

  En el combate del 20 de noviembre de 1845, en Vuelta de Obligado, partido de San Pedro, murieron más de 250 argentinos en defensa de la soberanía nacional y algo más de 30 marinos anglo-franceses pertenecientes a la flota invasora.

  Uno de los grandes interrogantes que ha girado alrededor de este feroz combate fue el destino que tuvieron los cuerpos de los valientes soldados que al mando de Lucio Mancilla perdieron la vida aquel histórico día.

VISTA AÉREA CAMPO DE BATALLA

Conjeturas

  El Grupo Conservacionista de Fósiles es el equipo que junto a la Dirección de Cultura de la Municipalidad de San Pedro, coordina el Museo de Sitio “Batalla de Obligado”, lugar que investiga permanentemente los detalles de este suceso. Sus integrantes han considerado, desde siempre, tres posibles conjeturas al respecto:

a-     que hayan sido incinerados por las fuerzas enemigas (hecho no mencionado en ningún documento)

b-     que hayan sido arrojados al río Paraná (ninguna versión señala semejante cantidad de cuerpos en las aguas del río)

c-     que hayan sido sepultados en el lugar (por razones sanitarias y de consideraciones militares, se perfiló siempre como el razonamiento más acertado)

  José Luis Aguilar, Director de Cultura de San Pedro expresa que “considerando los altos riesgos de epidemias, infecciones y enfermedades que podían ocasionar más de 250 cadáveres en descomposición, es lógico suponer que los comandantes anglo-franceses ordenaran deshacerse de semejante problema dado que la flota debió permanecer varios días en el lugar recomponiendo sus naves.

  Si bien este hecho no parecía discutible, faltaba su confirmación documental y la forma en que lo habrían hecho los marinos enemigos”.

Un parte de guerra revelador

  Algunas fuentes bibliográficas mencionan ciertos enterramientos en el sitio del combate como, así también, el traslado de un número incierto de cadáveres al antiguo cementerio de San Pedro donde fueron depositados algunos de los cuerpos por inquietud de sus familiares. Esto, sin dar mayores precisiones y, en algún caso, con serias contradicciones.

  Sin embargo, una carta analizada recientemente en el Archivo General de la Nación por el equipo del Museo Batalla de Obligado, ha aportado el dato definitivo y documentado respecto del destino del mayor número de los caídos en el histórico combate.

En una amarillenta carta del 16 de diciembre de 1845, escrita desde Santos Lugares (cuartel general de Rosas) por su primer edecán, Manuel Corbalán, y dirigida al General Mancilla, éste señala que tiene orden del Gobernador Juan Manuel de Rosas “de avisar a V. S. el recibo de su nota 12 del corriente, cuya suma es dar cuenta a S. E. de haber estado en las baterías los días 10 y 11 del corriente, haber hecho un reconocimiento general de todo el campo y baterías, si estaban bien sepultados los cadáveres de nuestros soldados, haciendo recoger todos los proyectiles y útiles que se han encontrado y expresa las medidas que ha tomado para la vigilancia de la costa…”

A criterio del periodista y escritor Eduardo Campos, integrante del Grupo Conservacionista de San Pedro, “el parte indica que el Gral. Mancilla, exactamente 20 días después del combate (y no cuarenta como señalan muchas fuentes) volvió al campo de batalla con dos prioridades en mente:

  • recuperar todo lo que le sirviera para seguir combatiendo
  • comprobar algo que, sin duda, sus espías ya le habían adelantado: ver personalmente si los anglo-franceses habían enterrado correctamente a los muertos argentinos en combate.”

  El hecho de que Mancilla en su carta escriba “si estaban bien sepultados”, señala que el Comandante del Departamento del Norte ya sabía que la flota enemiga había enterrado a sus hombres muertos en el combate y que su preocupación estaba en observar si esto había sido hecho dentro de los márgenes razonables.

  Esta carta da por finalizada una duda de 169 años respecto del destino que tuvieron los muertos federales, abriendo una nueva línea de investigación ya que, estudios futuros, podrían llegar a determinar el lugar exacto, dentro del actual “Parque Histórico Natural Vuelta de Obligado”, donde se encuentran sepultados los restos de ese importante número de héroes.

*Haga click en las imágenes para agrandar.

***La Dirección de Cultura de la Municipalidad de San Pedro y el Grupo Conservacionista de Fósiles agradecen a las autoridades y personal del Archivo General de la Nación por su excelente predisposición.

Cuatro nuevos registros para el “Banco de Imágenes de las Aves de San Pedro”

Continuando con el relevamiento fotográfico de especies de la avifauna presente en nuestra zona, integrantes del Grupo Conservacionista recorrieron diferentes ambientes donde lograron capturar cuatro nuevas especies que pasarán a engrosar los registros del Banco de Imágenes de las Aves de San Pedro.

Cardenilla, Celestino común, Pijuí frente gris y Gallineta común, son las cuatro aves que se incorporan.

Las fotografías fueron logradas por Julio Simonini y Germán Tettamanti en sectores cercanos al río y en horarios de poco tránsito de sampedrinos y visitantes pero aptos para encontrar el mayor número de aves en actividad.

Cardenilla (Paroaria capitata)

CARDENILLA
Esta ave, una de las más llamativas de nuestra zona, habita, preferentemente, en sectores de isla o arboledas cercanas a los humedales que rodean el río Paraná, riacho y zona de la laguna.
En Sudamérica a colonizado países como Brasil, Bolivia, Paraguay, Uruguay y gran parte de Argentina, donde se la puede ver hasta la provincia de Buenos Aires.
Se la observa en árboles, arbustos o posada en el suelo buscando su alimento que se basa, principalmente, de diferentes tipos de semillas y pequeños insectos.
Su presencia en nuestra ciudad fue registrada en el Paseo Público Nº1.

Celestino común (Thraupis sayaca)

CELESTINO COMÚN
Este género es bastante común en toda la región del litoral. En nuestra zona, este animal se ve atraído por los montes frutales, preferentemente de naranjas, que son una parte importantísima de su dieta.
Con sus 15 centímetros de longitud y su llamativo color verde agua, es muy codiciado por el comercio ilegal de fauna. Afortunadamente, según la organización naturalista Birdlife, el estado de conservación de la especie es de “preocupación menor”.
Su presencia en San Pedro también fue registrada en el Paseo Público Nº1.

Gallineta común (Pardirallus sanguinolentus)

GALLINETA COMÚN

Ciertos frutos silvestres, semillas, granos, algunas hierbas acuáticas, moluscos y pequeños insectos constituyen el núcleo de su alimentación.
Se la puede ver en inmediaciones de la ciudad frecuentando, casi siempre, lugares anegados, humedales, riberas y sectores con plantas acuáticas donde transcurren sus días en busca de alimento.
A pesar de ser un ave acuática, su despegue del agua siempre es dificultoso y se ayuda chapoteando con patas y alas.
Fue fotografiada, curiosamente, en un cantero verde en la intersección de calles San Martín y Sarmiento.

Pijuí frente gris (Synallaxis frontales)

PIJUÍ FRENTE GRIS

Estas pequeñas aves prefieren los sectores bajos de los arbustos y enramadas, con alta densidad de follaje. Es muy difícil observarlos.
En nuestra zona es usual verlos activos en los sectores de bosque de espinal autóctono y en las finas y entramadas ramas de los espinillos.
Esta especie habita desde el norte de nuestro país hasta Buenos Aires y La Pampa. Su alimentación comprende una gran variedad de insectos.
Fue detectado en el Paseo Público Nº2.

 

Descubren en San Pedro fósiles de diferentes especies de mamíferos

Recuperados al norte de Buenos Aires, revelan la diversidad de géneros que habitó la región durante el Cuaternario.

 

FÓSILES HALLADOS

Durante los últimos 2,5 millones de años transcurrió el período Cuaternario, un lapso de tiempo que se caracterizó, en la región pampeana, por una gran diversidad de géneros cuya existencia quedó plasmada a través de sus restos fosilizados contenidos en los sedimentos que se formaron en aquella época.

El equipo del Museo Paleontológico de San Pedro ha recuperado numerosas piezas pertenecientes a diferentes mamíferos que dominaron la zona durante la Edad Lujanense (10.000 a 150.000 años, aprox.).

El hallazgo se produjo en una cantera en actividad perteneciente a la Empresa Tosquera San Pedro, más precisamente, en una capa depositada durante un extenso período de gran actividad eólica (importantes vientos).

Un pesado habitante

Los toxodontes (Toxodon platensis) fueron herbívoros cuya figura y contextura física recuerda a los rinocerontes actuales y cuya masa corporal superaba, ampliamente, a cualquier mamífero que hoy habita nuestra región.

Desde el Grupo Conservacionista de Fósiles, equipo del Museo Paleontológico de San Pedro, señalan que “estos animales pesaban más de 1.000 kg, medían casi 3 metros de largo, poseían un cráneo de unos 80 cm y unos incisivos que, en algunos casos, llegaban a medir 25 cm. Tenían piel gruesa, patas con pezuñas, andar firme y una boca muy ancha para arrancar la mayor cantidad de vegetales posibles.

Los toxodontes llegaron a convivir con los primeros pobladores humanos de la región pampeana”.

A pocos kilómetros del casco urbano de San Pedro, en una capa de sedimentos finos y sueltos, se recuperó un atlas de toxodonte en muy buen estado. Esta pieza ósea, de fuerte contextura, es la que une el cráneo del animal con el resto del esqueleto.

Guanaco en el norte bonaerense

Los guanacos poseen en sus patas, almohadillas para facilitar el andar de estos animales. Si el animal habita regiones húmedas por demasiado tiempo en los pliegues de esas almohadillas se forman hongos que producen dolorosas lastimaduras. Por este motivo, estos camélidos viven en climas áridos, con suelos bien drenados y secos.

Entre los mismos sedimentos que el toxodonte fue rescatada una vértebra cervical que, a criterio del investigador Eduardo Tonni, Jefe del Departamento de Paleontología de Vertebrados del Museo de Ciencias Naturales de La Plata, podría ser de un camélido del género Lama (guanacos).

Este fósil, no sólo señala la presencia de estos animales en la zona norte de la provincia en épocas pasadas, sino que marca importantes diferencias en los parámetros climáticos de aquella época comparada con la actualidad.

Un caballo anterior a los conquistadores

Una nueva evidencia de la existencia prehispánica en nuestro país de la familia Equidae (caballos) es el hallazgo de una sínfisis mandibular (sección donde se unen las dos ramas mandibulares de un animal) en los mismos sedimentos que los anteriores animales.

Debido al estado fragmentado de la pieza no se pudo precisar aún si corresponde al género Equus (caballos actuales) o Hippidion (caballos extintos de menor masa corporal). Según la opinión de la Dra. María T. Alberdi, del Museo de Ciencias Naturales de Madrid (España) y del Dr. José L. Prado de la Universidad Nacional del Centro (Olavarría), el fósil podría pertenecer a Hippidion por su generosa contextura.

Según Alberdi, “este género de caballos fue algo más robusto que los caballos actuales (exceptuando los percherones) y sobre todo esto queda bien reflejado en las extremidades… algunas especies de la familia Equidae han sufrido “acortamiento de las extremidades” debido a que habitaban zonas más escarpadas y condiciones climáticas más extremas, pero todos ellos fueron habitantes de llanuras abiertas donde hallaban las pasturas de las que se alimentaban”.

Este conjunto de fósiles recuperado en San Pedro no sólo ayuda a identificar la amplia variedad de géneros animales que convivieron en la llanura pampeana, sino también, para conocer a grandes rasgos, las variables climáticas que reinaron en un lapso del tiempo dominado por los grandes mamíferos del Cuaternario.

La Torre del Palacio Municipal convertida en el “Centro de Documentación Histórica de San Pedro”

Desde hace tiempo, la Dirección de Cultura ha venido pensando en desarrollar el “Centro de Documentación Histórica de San Pedro”, un lugar que concentrara toda la documentación de relevancia histórica de nuestra ciudad en un ámbito seguro que permitiera recuperar, preservar y difundir la historia escrita de nuestra sociedad.

Esta iniciativa surgió como resultado de varias donaciones de documentos recibidas en los últimos años, a las que se sumó el reciente descubrimiento, de numerosa correspondencia relacionada con  la Batalla de Obligado, textos vinculados a los orígenes de San Pedro, etc.

El trabajo conjunto con el Centro de Estudios Históricos, Amigos del Patrimonio Cultural y el Grupo Conservacionista llevó a considerar varios lugares hasta determinar que el punto más propicio para instalar la ansiada dependencia era la torre del edificio municipal.

En este sentido, el Centro de Estudios Históricos puso a disposición de esta idea el espacio en cuestión, cedido a la entidad por la Ordenanza 5236 del 21/12/2001.

En la torre, no sólo se concentran los documentos, sino que se realiza la digitalización del material que se recibe para que pueda ser dispuesto, consultado y estudiado por establecimientos educativos, entidades intermedias y vecinos en general sin arriesgar la integridad del documento original, evitando de esta forma su deterioro.

 

Características del lugar  

La planta baja de la torre es de unos 4,00 m X 4,00 m, aislada del trajín diario del Municipio y, a su vez, ubicada en un lugar privilegiado del casco histórico. Además, ofrece la posibilidad de armar amplios y numerosos estantes en las gruesas jambas (paredes laterales) de sus altos ventanales, que estan separados del vidrio por una placa de material aislante y del interior de la sala, por cortinados que resguardan los documentos.

En uno de sus laterales se instaló la computadora con impresora multifunción (impresora, escáner y fotocopiadora) en la que se van ordenando año por año los escritos digitalizados y desde donde se pueden reproducir los mismos  atendiendo a los pedidos de particulares o establecimientos educativos que deseen ahondar en los orígenes de San Pedro.

El acondicionamiento de este  espacio no sólo brindó un excelente marco para este proyecto sino que permitió recuperar uno de los lugares más significativos del patrimonio arquitectónico de la ciudad que se hallaba abandonado desde hacía muchos años.

 

Funcionamiento

Al efectuarse la digitalización completa de la documentación que vaya reuniendo el lugar, el manejo del mismo será extremadamente sencillo y no demandará gastos de personal.

Para tener acceso al lugar y poder extraer copias digitales de la documentación requerida, en formato de cd, pendrive o cualquier otro método electrónico de traspaso de datos, se dispondrá de ciertos números telefónicos de contacto a los cuales podrán llamar los interesados y acordar una cita previa donde serán recibidos por personal de la Dirección de Cultura o de las entidades intermedias involucradas en el proyecto. También para solicitar el envío por mail de algún documento en particular o tener copia impresa de alguno de los escritos históricos.

Este tipo de “citas” organizadas previamente posibilitará un estricto control del lugar, una atención personalizada y la interacción con colegios de forma sencilla y amena en horarios convenientes para las partes.

Integrantes de la Dirección de Cultura y el Grupo Conservacionista fueron los encargados de la transformación y ambientación de la sala que cobija los antiguos documentos de la ciudad.

Las tares emprendidas en la recuperación comprendieron: impermeabilización del techo del reloj, sellado y repintado de aberturas, recambio de instalación eléctrica, acondicionamiento general y repintado de escalera a  la terraza, acondicionamiento de revoques y repintado de interior, acondicionamiento de antigua escalera interna y repintado de la misma, colocación de estantes, colocación de cortinados, acondicionamiento de la documentación, alfombrado de la sala e iluminación adecuada.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

  • COMO LLEGAR?

    http://www.ruta0.com/rutas_argentinas.asp Ponés la localidad de partida, la de llegada y listo! Ruta0 te muestra distancias totales, parciales, rutas alternativas, estaciones de GNC, costo de los peajes y fotos y recomendaciones para tu próximo viaje.
  • PRONÓSTICO PARA SAN PEDRO

  • VISITE RESERVA PALEONTOLÓGICA CAMPO SPOSITO

  • VISITE BUQUE MUSEO IRIGOYEN

  • Banco de Imágenes de Aves de San Pedro

  • 43 cartas inéditas vinculadas al combate de Obligado

  • Crónica inédita del Combate de Obligado

  • Cartas previas al armado del “Tonelero” y la “Vuelta de Obligado”.

  • Facsímiles desconocidos de la Batalla de Obligado

  • BLOG SAN PEDRO HISTORICO

    Historias, noticias, fotografias y temas de intereses general. Editor: Chiodini Fernando.
  • Meta

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 48 seguidores