Reserva Paleontológica “Campo Spósito”, Bajo del Tala, San Pedro

Descripción e interpretación del principal yacimiento paleontológico descubierto en el partido de San Pedro, provincia de Buenos Aires, Argentina. Análisis y reflexiones basados en la experiencia de campo del Grupo Conservacionista de Fósiles, equipo operativo del Museo Paleontológico Municipal “Fray Manuel de Torres”.

Síntesis del lugar

Detalladas inspecciones de cortes artificiales y/o barrancas en distintos puntos de la región son efectuadas semanalmente por la gente del Museo Paleontológico de San Pedro orientadas, principalmente, a la búsqueda de nuevos materiales fósiles para sumar a su colección.

El Grupo Conservacionista de Fósiles llegó, el 3 de Noviembre de 2001, a un campo propiedad de la firma Spósito S.A. para observar trabajos de extracción de “tosca” que se estaban efectuando sobre un sector de barrancas que se halla dentro del establecimiento. Luego de gestionar el correspondiente permiso ante el personal a cargo del predio  se realizó una caminata por ese particular rincón del partido de San Pedro.

Ubicado en una zona de humedales, este campo (de unas 300 has)  tiene una parte de su superficie sobre un sector de la barranca que forma el límite noroeste de la depresión conocida como “Bajo del Tala”.

Dicha depresión, que limita al Norte con el Riacho Baradero, es surcada en su parte central por el Río Arrecifes y el Arroyo del Tala, que por ser receptores del agua de lluvia drenada por los campos de la región, se desbordan frecuentemente anegando los pastizales aledaños.

En su lado Este el bajo deja de ser tal para volver a elevarse en suelos del partido de Baradero  donde se repite el perfil de barrancas presentes del lado San Pedro.

Actualmente las condiciones de agua abundante y densa vegetación generan un ecosistema de humedal muy rico en especies de animales autóctonos que ven favorecidas sus condiciones de supervivencia ante la facilidad para obtener alimentos. Podemos mencionar, entre muchas otras, distintas variedades de patos salvajes, perdices, zorros, aves de rapiña, garzas, comadrejas, carpinchos, serpientes, nutrias, tortugas, etc., etc. Las serpientes, representadas por la peligrosa yarará y las inofensivas culebras, son muy frecuentes en la época de calor.

Este ecosistema se completa con una vegetación compuesta, principalmente, por pastizales de mediana altura, gramíneas y algún que otro tala o espinillo. En los sectores más húmedos se forman los característicos totorales acompañados por la ocasional aparición de matas de plumerillos.

Interpretación estratigráfica del sitio

En la “pared” dejada por el accionar de las excavadoras se pueden identificar tres edades geológicas: Lujanense, Bonaerense y Ensenadense. Las tres corresponden al Pleistoceno medio a superior y son comunes a casi todo el Norte de la provincia de Buenos Aires.

Son grandes depósitos sedimentarios que albergan abundante material paleontológico  compuesto, principalmente, por numerosos géneros de mamíferos fósiles.

La primer capa de sedimentos, de abajo hacia arriba, se depositó durante la denominada Edad Ensenadense (cronológicamente ubicada entre 1.800.000 años hasta unos 500.000 años antes del presente), la segunda durante la Edad Bonaerense (de unos 500.000 a 140.000 años atrás) y la más superficial durante la Edad Lujanense (140.000 a unos 10.000 años antes del presente).

En ese perfil se han podido recuperar fósiles prácticamente en los tres niveles. Podemos citar, como ejemplo, varios ejemplares de Lagostomus en el límite Lujanense-Bonaerense o numerosos Ctenomys en toscas del Ensenadense al pie de las barrancas.

Sin embargo el campo posee un sector donde, por acción de las máquinas que trabajaron años en el lugar, ha quedado visible una delgada franja gris-verdosa depositada, aparentemente, a comienzos de la Edad Bonaerense.

De acuerdo a datos obtenidos de los fósiles recuperados y observaciones efectuadas in situ desde el descubrimiento de ese sector, parte de esos sedimentos habrían correspondido al lecho de un antiguo río que fluía por la región formando un ambiente natural muy similar al que hoy se aprecia en la zona del Bajo del Tala. Un paisaje de llanura con extensos humedales atravesado, en Campo Spósito, por un río que atraía a gran parte de la fauna que frecuentaba la zona.

Características del sedimento verdoso

Por tratarse del fondo de un viejo curso de agua, el sedimento se presenta como un limo fino poco compacto con intercalación de carbonatos en forma de concreciones. Hemos observado que en algunos sectores dichas concreciones presentan formas bien redondeadas producto de la fuerza de arrastre de aquel flujo de agua y están agrupadas formando bancos donde quedaron  atrapados pequeños fragmentos de huesos rotos que luego se fosilizaron.

La “capa verde” de Campo Spósito, como la llamamos en el Museo “Fray Manuel de Torres”, es un extraordinario almacén de restos fósiles, tanto por su cantidad como por su variedad, pero el estado de esos materiales dista mucho de ser ideal. Suponemos que esto se debe, precisamente, al arrastre sufrido por las piezas óseas antes de ser atrapadas por el fango depositado en el lecho de aquel antiguo riacho.

Esto hace que los trabajos de extracción se dificulten enormemente y sea casi obligatorio el uso del clásico método de enyesado de las piezas para poder moverlas desde el yacimiento hasta las instalaciones del Museo sin riesgo de roturas.

En condiciones de humedad, como pueden darse después de una lluvia, la coloración de esta franja de suelo se resalta y contrasta con los tonos oscuros de los fósiles, posibilitando una mejor visualización de los mismos.

Los fósiles de la capa verdosa

Esos fangosos sedimentos retuvieron y preservaron de los agentes erosivos a los restos de la fauna que allí vivió y murió, evitando la descomposición y la posterior desaparición de las partes duras de numerosos animales. Así fue que se fosilizaron cientos de piezas que hoy pueden hallarse si se excava en un área de unos 3.500 m2.

Hoy el lugar tiene un cerco perimetral que lo protege de pisadas indeseadas y fue declarado de Interés Municipal bajo el nombre de Reserva Paleontológica “Campo Spósito”, en honor al propietario del lugar. Así mismo, el Museo Paleontológico de San Pedro ha realizado los trámites correspondientes ante la Dirección Provincial de Patrimonio y hoy el lugar forma parte del Registro Nacional de Yacimientos.

Hasta la fecha se han extraído restos de: Megatherium, Morenelaphus, Toxodon, Lestodon, Antifer, Stegomastodon, Panochthus, Doedicurus, Glyptodon, Hippidion, Equus y Hemiauchenia.

El trabajo en el sitio ha revelado que los restos de Lestodon (perezoso gigante) y Toxodon (similar a un rinoceronte) constituyen la gran mayoría de los materiales fósiles presentes en el yacimiento.

Los fósiles de Lestodon son, hasta ahora, los más numerosos. Tanto que, al momento de realizarse este trabajo, se han contabilizado piezas de unos doce ejemplares de diferentes tamaños, incluyendo uno articulado y bastante completo.

Dentro de este grupo de perezosos se ha hallado una rama mandibular con dentición correspondiente a una cría de poco tiempo de vida y, en otro sector del predio, restos de una cría en el interior de un adulto que, por lógica suponemos, habría sido su madre.  Tanto la presencia de estos ejemplares, como la diferencia de tamaño entre los individuos recuperados, nos permiten imaginar a los Lestodontes como animales sociables que cuidaban a sus crías y cuyos jóvenes permanecían junto al grupo durante algún tiempo.

En cuanto a los Toxodontes, otro género con gran presencia en este depósito, se han encontrado fémures, ulnas, escápulas, piezas dentales sueltas, metápodos, etc. y un cráneo bastante completo. Este último fósil se encuentra en revisión a nivel especie.

Hasta la fecha se han contabilizado restos de seis ejemplares recuperados en el sitio.

Los ciervos fósiles están presentes en el lugar a través de los géneros Antifer y Morenelaphus, siendo el último el que ha aportado un importante número de piezas. De este ciervo se han recuperado cornamentas parciales, puntas sueltas de cornamentas, fragmentos mandibulares y un cráneo bastante completo.

Actualmente se está tratando de determinar si una pelvis muy completa, hallada en el lugar, podría corresponder a un ejemplar de este género.

De Antifer sólo se descubrió, hasta el momento, un fragmento basal de una cornamenta.

En cierta oportunidad, y evacuando todo tipo de dudas respecto a que el lugar fue el lecho de un río, se recuperó un fragmento del cráneo de un pez fósil de agua dulce (muy probablemente atribuible al orden de los siluriformes). Ese fragmento, de apenas 8 mm, presenta las rugosidades características de los huesos craneales de dicho grupo de peces.

También nos sugiere que aquél curso de agua debió haber sido de un caudal bastante considerable como para brindar un hábitat satisfactorio a ese tipo de peces.

En el último tiempo estos datos han sido reforzados con el descubrimiento de otro fragmento del cráneo de un pez, esta vez perteneciente a la familia Pimelodidae (bagres).

Los trabajos en Campo Spósito continúan aportando piezas a la colección del Museo Fray Manuel de Torres y, aunque los hallazgos han sido numerosos, se estima que sólo se ha relevado el 5 % del sitio.

El potencial oculto en ese sedimento es verdaderamente asombroso.

Deja un comentario

Aún no hay comentarios.

Comments RSS TrackBack Identifier URI

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

  • COMO LLEGAR?

    http://www.ruta0.com/rutas_argentinas.asp Ponés la localidad de partida, la de llegada y listo! Ruta0 te muestra distancias totales, parciales, rutas alternativas, estaciones de GNC, costo de los peajes y fotos y recomendaciones para tu próximo viaje.
  • PRONÓSTICO PARA SAN PEDRO

  • VISITE RESERVA PALEONTOLÓGICA CAMPO SPOSITO

  • Banco de Imágenes de Aves de San Pedro

  • Memorias del Combate 0001 Hallan una crónica inédita de la Batalla de Obligado Fue descubierta entre las memorias del Teniente Coronel Nicanor Lescano, oficial del ejército afectado al bloqueo de Montevideo en 1845. Correo de la Batalla 10 Cartas previas al armado del “Tonelero” y la “Vuelta de Obligado”
  • BLOG SAN PEDRO HISTORICO

    Historias, noticias, fotografias y temas de intereses general. Editor: Chiodini Fernando.
  • Meta