En búsqueda del túnel franciscano

 

Mucho se ha hablado de la existencia de “túneles” en el casco histórico de San Pedro. Como ciudad originada alrededor de un convento de monjes franciscanos, el mito ha estado siempre vigente. Pero nada realmente concreto ha sido puesto a la luz pública. Desde el Grupo Conservacionista de Fósiles deseamos comunicar las acciones que hemos realizado y la conclusión a la que hemos arribado, luego de 7 años de analizar el tema. Aparentemente, el túnel (y no, “los túneles”) podría ser una realidad…aunque aún no lo hemos logrado “tocar” físicamente.

RESUMEN DE LO HECHO HASTA HOY

En marzo de 2009, el Museo entabló relación con un grupo de investigadores que  poseían un georadar, equipo que por medio de una señal enviada al subsuelo, grafica las diferencias de textura y conformación en los sedimentos de un determinado lugar.

Ese equipo se pasó por todo el casco histórico de la ciudad, sin resultados demasiado alentadores. En la plazoleta Fray Cayetano, el aparato detectó una pequeña anomalía que, en aquel momento y erróneamente, se la interpretó como un posible hueco en el subsuelo. En abril de ese año, con autorización municipal, se zanjeó la plazoleta hasta una profundidad de 9 metros, sin ningún resultado.

La mala experiencia desanimó al equipo del Museo…

Sin embargo, unas semanas después, se volvió a intentar con el georadar una nueva pasada. Pero esta vez la intención era pasarlo sobre un “túnel” conocido, como lo son los desagües pluviales para ver bien cómo lo graficaba el equipo.

La medición se realizó en la esquina de calle Salta y Boulevard Paraná, ya que por allí pasa un tramo de desagüe que baja hacia el río. El equipo marcó perfectamente bien la cavidad del desagüe, resaltándolo con una clara y marcada curva hacia arriba, en la pantalla. Pero lo mejor estaba por venir…

Mientras continuábamos caminando en diagonal desde la esquina de Salta hacia el comienzo de la plazoleta, para completar la visión del equipo sobre el desagüe, y a unos 5 o 6 metros de éste último, el aparato comenzó a graficar otro “túnel” o cavidad que ya no podía ser el pluvial por el que acabábamos de pasar. Algo de similar tamaño al desagüe había sido detectado en el subsuelo. Esto nos animó y acordamos que debíamos confirmarlo. Pero mientras nos preparábamos, un ciclista que bajaba por Salta, hacia los clubes, se llevó puesto un hilo medidor que estaba conectado al equipo, atravesando la calle. Esto derivó en una discusión entre el ciclista y el investigador que trajo el equipo, el cual se molestó, levantó todo y se fue de San Pedro…

De esta forma, nos quedábamos sin poder confirmar la mejor pista que teníamos. Mientras tanto, en las semanas posteriores a estas tareas, y como resultado de haber roto la plazoleta y haber salido en los medios locales la búsqueda del túnel, seis vecinos se acercaron para aportar lo que sabían.

Todos nos hablaron de una “puerta de hierro” en la barranca, en el rincón de la plazoleta donde acabábamos de detectar “algo” parecido a un túnel. Y todos sin saber que un equipo electrónico había señalado un posible túnel en el mismo sector que ellos indicaban. Paulino y Carlos Fasce son hermanos y recuerdan haber jugado allí, de muy chicos, y haber visto una “antigua puerta de hierro” que cerraba un hueco proveniente del interior de la barranca.

Lo mismo recordaban Juan Torrens y Sara Salardi, con la visión de la vieja puerta. Por su parte, Fernando “Ratón” Peralta, nos contó en aquel momento (2009) que, como viejo camionero municipal, había participado en el rellenado del gran hueco que quedó en el lugar cuando esa “boca” en la barranca un día colapsó. Confirmando esto, aún hoy se pueden observar en el lugar restos de escombros con los que fue rellenado aquel derrumbe y se nota que ese relleno, al irse consolidando, se hundió un poco mostrando perfectamente el punto donde estaba la boca que muchos recuerdan.

TESTIMONIOS FILMADOS

En enero de este año (2017), se filmaron entrevistas con Carlos Fasce y con Horacio “Corcho” Domenicone, otro vecino que recuerda vivamente la existencia de aquella puerta. Fasce nos llevó hasta el punto exacto donde recuerda una cavidad entre las plantas, coincidiendo con el antiguo punto de derrumbe, las dos señales de georadar y el punto más cercano ente la barranca y Municipio.

Domenicone, por su parte, recuerda una pequeña puerta de hierro, de chapón, pero con una reja en su parte superior. Una puerta con esas características, sería el diseño ideal si alguien deseara mantener la ventilación de un espacio cerrado, como por ejemplo…un túnel.

Así el tema, nos pusimos a analizar con mayor detenimiento ese punto en el boulevard y observamos que el árbol que hoy está sobre el lugar, curiosamente, es el de mayor desarrollo. Con un diámetro de tronco que duplica a todos los otros de la plazoleta.

Cualquier viverista o jardinero sabe que si plantamos un árbol en un terreno suelto, con mezcla de tierra, escombros y arena, éste podrá extender más “cómodamente” sus raíces y por lo tanto, podrá desarrollarse mejor y con mayor tamaño que otros que estén plantados sobre tierra gredosa y compacta como la que tiene la cresta de barranca.

Esto es lo que sucedió con el árbol que plantaron sobre el relleno con el que cubrieron el derrumbe de la boca en la barranca. Donde estaba la vieja puerta de hierro… Convencidos de que en ese sector desembocaba un posible “túnel”, intentamos todos estos años de traer nuevamente algún equipo que corroborara los datos que ahora teníamos. Por cuestiones económicas, nunca pudimos. Hasta hace poco…

En 2016 volvimos a contactarnos con gente que poseía un moderno detector con georadar que posibilitaba hacer una nueva pasada por el lugar. Cabe destacar que los Sres. Wilson Céspedes y José Luis Rubio García se ofrecieron a realizar la tarea sin el más mínimo costo para el Museo. De esta forma, acordamos una fecha. Los días previos, en el Museo intentamos “pensar como franciscanos” y situarnos en la época y en la geografía de aquel San Pedro de 1760.

Si nos hubieran pedido excavar un túnel, el motivo seguramente habría sido de escape. Escapar de malones, ataques de bandidos, rencillas políticas, etc. Y hacia dónde habría sido la mejor vía de escape? Sin dudas…hacia el río, donde podríamos tener una embarcación que, por más pequeña que fuera, nos permitiera alejarnos rápidamente de  los agresores. Pensar en escapar hacia el campo hubiera sido un suicidio. Entonces tendríamos que ver cuál sería el punto de la barranca más cercano al Convento para tener que cavar lo menos posible para hacer el túnel que se nos había encargado. Y ese punto es…la intersección de Salta y Boulevard Paraná! Justo donde estaba la antigua puerta de hierro, donde sucedió el derrumbe de una boca en la barranca y donde aún hoy se ven escombros de su rellenado.

Desde el Municipio (ex Convento) hasta allí, hay 122 metros. El tramo más corto a la barranca para cavar un túnel de escape que partiera desde alguna de las dependencias del antiguo convento franciscano.

Los días previos a la nueva pasada del equipo, conversamos con las familias propietarias de las casas por donde pensábamos que debía pasar el supuesto túnel de acuerdo a la línea que nos daba uniendo el Municipio con el punto donde había estado la puerta de hierro. Fue así que molestamos al Padre Molfesa para obtener el permiso de escaneo en el patio de la casa de las Hermanas Canonesas; a la familia Re y a la familia Luppi.

El domingo 17 de julio de 2016, a las 6.30 hs., con un tremendo frío, estábamos posicionados en la calle del boulevard pasando el equipo sobre el punto en el que, años atrás, otro aparato similar había indicado una cavidad bajo el pavimento. En pocos minutos, el georadar sonaba señalando que había detectado el mismo hueco que su antecesor de 2009. En el mismo lugar, la misma señal, con dos equipos diferentes y a pocos metros del derrumbe donde estuvo esa misteriosa puerta de hierro.

Con gran entusiasmo entendimos que era crucial buscar la continuidad de la señal hacia el Municipio. A las 7, el Padre Molfesa nos abrió la casa de las hermanas y pasamos el aparato por el patio de atrás, donde debería continuar el supuesto túnel. Increíblemente, la señal volvió a aparecer en una línea que cortaba el patio en diagonal, hacia la Municipalidad.

Dejamos ese lugar, ya muy entusiasmados, y fuimos a lo Ré, donde creíamos que continuaba; pero luego de unas pasadas sin resultados comprendimos que estábamos desviados. Si estaba, estaba del lado de la familia Luppi. Muy amablemente, la señora “Gogó” y su esposo Néstor, nos abrieron y atendieron en un gesto muy valorable por la confianza demostrada al equipo del Museo. Y “Gogó” nos tenía una sorpresa… Mientras calibrábamos y poníamos en condiciones el aparato para comenzar, “Gogó” dijo pasalo por acá”, señalando un punto exacto en su patio de césped. Y allí el equipo señaló nuevamente una cavidad alineada con los puntos de la barranca y la casa de las religiosas. Al ver nuestras caras de sorpresa, nos explicó que su madre, siendo ella muy chica, había visto el túnel durante un derrumbe que éste tuvo en su patio; habiendo traído, incluso, empleados que bajaron y vieron la construcción subterránea. Pero para aumentar la sorpresa, volvió a indicarnos otro punto. Esta vez dentro de su propia cochera, donde el georadar volvió a sonar y señalar una cavidad. Siempre en la misma línea que las demás mediciones que veníamos teniendo… Ya con varias señales que arrancaban en un punto en la barranca y se repetían en una misma línea en dirección a la Municipalidad, había que continuar hacia allí. En los días previos el Intendente Salazar nos había permitido, amablemente, acceder al jardín que da contra calle Perón, lugar que creíamos clave. Pero antes de ingresar, pasamos el quipo por calle Perón y sus veredas, en la franja por donde debía pasar la línea imaginaria de mediciones que veníamos trayendo desde el boulevard. Y así fue que se repitieron las señales en la vereda de Luppi y en un lateral de la calle. Ya adentro del jardín municipal, el georadar comenzó a sonar una, dos, tres y cuatro veces, en la misma línea diagonal, perdiéndose la señal bajo el edificio municipal…

De esta forma, en un solo lugar, teníamos indicaciones, con una continuidad de unos 15 metros, de una supuesta cavidad en el subsuelo. El 30 de julio, con el interés del Municipio, se decidió realizar, en su jardín, una serie de cuatro perforaciones testigo en un intento por dar con la supuesta cavidad que allí marcaba el georadar. Pero a pesar del esfuerzo realizado por la familia Bastía con su perforadora, la cual llegó a testear hasta unos 8 metros de profundidad, con una mecha de unos 12 cm de diámetro, no se pudo encontrar absolutamente nada.

HASTA AQUÍ LAS COSAS:

1- Un equipo electrónico señaló en 2009 una cavidad bajo el pavimento del boulevard Paraná, casi esquina Salta.

2- Seis testigos recuerdan allí la presencia de una antigua “puerta de hierro” en la barranca.

3- Un ex trabajador municipal recordaba haber rellenado el mismo lugar cuando  écadas

atrás se derrumbó.

4- Aún hoy, las pistas de ese “derrumbe rellenado” se conservan en la barranca.

5-Otro georadar, en 2016, detecta la misma cavidad en el mismo punto que el usado en 2009.

6-Se obtienen con el nuevo georadar una serie de 12 (doce) señales que detectan una posible cavidad en una línea diagonal que cruza por debajo de tres propiedades, desde el jardín municipal hasta la barranca.

7-Todos los testimonios, todas las señales electrónicas y el derrumbe donde estaba la puerta, confluyen en el punto de la barranca más cercano al lugar donde funcionaba el antiguo Convento Franciscano. Justamente hacia donde la lógica indica que se debería haber excavado si se decidiera construir un túnel de escape.

NUESTRAS CONCLUSIONES

Creemos estar muy cerca de poder asegurar que hemos encontrado evidencias concretas de un túnel que arrancaba en el predio donde funcionó el viejo convento y finalizaba en una puerta de hierro ubicada en la barranca. Un túnel de escape que fue construido hacia el río, la vía de salida más lógica en una ciudad con la geografía de San Pedro y en un contexto histórico como el que rodeaba al Convento por aquellos días. Lo tenemos localizado testimonial, histórica, lógica y electrónicamente. Pero no hemos logrado, aún, llegar a “tocarlo” físicamente. Sin embargo, con todos los datos que se han obtenido desde el Museo, creemos que la resolución de este tema comienza a entrar en su mejor momento. Este año trataremos de seguir ajustando detalles en el intento de lograr su descubrimiento físico pero creemos que ya sabemos desde dónde, hacia dónde y su longitud. Todo el conocimiento reunido hasta hoy sobre el tema, ha sido posible gracias a la interacción con los vecinos de San Pedro por lo tanto, desde el Museo, expresamos nuestro más sincero agradecimiento a todos ellos. Esta semana, este informe será elevado al Sr. Intendente Municipal, solicitándole el apoyo del Municipio para intentar llegar a la definición de este tema. Su descubrimiento definitivo aportaría a San Pedro su más preciada construcción histórica y un importantísimo atractivo cultural y turístico. Para nosotros, el túnel debería estar ahí donde los datos, los testimonios y la tecnología señalan “algo” en el subsuelo. Creemos estar muy cerca. Ahora sólo falta tocarlo…

El Ministerio de Ciencia de la Provincia premió una iniciativa del Museo Paleontológico de San Pedro

Fue en el marco del “Concurso de Ideas-Proyecto para la promoción de la cultura científica”, entre 65 proyectos presentados desde distintos puntos de la provincia

Desde el año pasado, José Luis Aguilar, impulsor del Grupo Conservacionista de Fósiles, comenzó a diagramar un evento que permitiera acercar la paleontología, la geología y las ciencias naturales en general, a un público diverso, familiar y de todas las edades. Un público que, en definitiva, fuera el destinatario directo de los descubrimientos y conocimientos que generan los investigadores de diferentes ramas de la ciencia.

Una vez diseñado el proyecto, envió la idea a competir en el “Concurso de Ideas-Proyecto para la promoción de la cultura científica”, impulsado desde el Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación de la Provincia que conduce el Ing. Jorge Elustondo.

En febrero de este año, desde el Ministerio se le comunicó que su iniciativa había sido evaluada por un jurado de expertos en ciencia y comunicación y había obtenido el primer puesto en orden de mérito en la Categoría Diseño y Producción de Actividades.

El pasado viernes 21, en la ciudad de Tres Arroyos, se realizó el acto de entrega de los subsidios a los ganadores de las tres categorías del concurso.

Hasta allí viajó parte del equipo de San Pedro para recibir la distinción.  

La ceremonia fue presidida por el Intendente de Tres Arroyos, Carlos Sánchez; el Ministro de Ciencia provincial, Jorge Elustondo, el Subsecretario de Gestión y Difusión del Conocimiento, Mateo Niro y el titular de la Comisión de Investigaciones Científicas de la Provincia, Pablo Romanazzi.

Los seleccionados en las tres categorías fueron:

Categoría 1

1º-Museo Paleontológico de San Pedro

2º-Universidad Nacional de Mar del PlataFacultad de Ciencias Exactas y Naturales

3º-Universidad del Noreste de la Pcia. de Bs As – Escuela de Tecnología

Categoría 2

1º-Universidad Nacional de Moreno

2º-Universidad Nacional del Sur – Dpto. Humanidades

3º-Instituto de Hidrología de Llanuras (UNCPBA- CIC- Municipalidad de Azul)

Categoría 3

1º-Universidad Nacional del CentroFacultad de Ingeniería.

2º-Museo Regional de Necochea

3º-Museo de Ciencias-Municipalidad de Bahía Blanca

El subsidio otorgado por el concurso del Ministerio de Ciencia permitirá financiar parte de un novedoso evento que se realizará en el transcurso de este año y para el cual, desde el Museo, ya se encuentran trabajando en conjunto con Asociación Civil “Huauque”, a los efectos de sumar actividades, y con el acompañamiento de la Municipalidad de San Pedro.

LA LABOR DEL MUSEO PALEONTOLÓGICO DE SAN PEDRO FUE RECONOCIDA POR LA FUNDACIÓN MUSEO DE LA PLATA

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

El pasado jueves 20 de abril, la Fundación Museo de La Plata “Francisco Pascasio Moreno”, otorgó una serie de reconocimientos a instituciones y personas de nuestro país cuya tarea de los últimos años ha sido relevante para el avance y divulgación de las Ciencias Naturales en Argentina.

El acto oficial, en el marco del 30º Aniversario de creación de la Fundación,  se llevó a cabo en el Salón Auditorio del Colegio de Abogados de la ciudad de La Plata, y fue presidido por la Directora del Museo, Dra. Silvia Ametrano, y el Presidente de la Fundación, Dr. Pedro Elbaum.

Las entidades destacadas fueron dos museos, personal del Museo de La Plata, dos escuelas, un parque nacional, una fundación, dos artistas plásticos, dos periodistas, un canal de televisión y una revista.

Se entregó, además, el Premio “Lahille” al Dr. Ricardo Bastida, por su vasta trayectoria y su tarea en la transferencia de conocimientos a la comunidad.

El reconocimiento al Museo de San Pedro fue por su intensa labor en la recuperación de material paleontológico y su esfuerzo en la difusión de las Ciencias Naturales, hechos que han posicionado a la ciudad en el mapa paleontológico de Argentina.

El Museo Paleontológico recibió su reconocimiento junto a entidades, instituciones y personas muy relevantes vinculadas a la difusión de las ciencias:

*Museo Bernasconi (Ciencias Naturales)

*Escuela Nº 5 “Juana Manso”-San Miguel (Difusión de las áreas rurales)

*Escuela EIB Nº905 Pje.“El Soberbio”-Misiones (Difusión de las áreas rurales)

*Parque Nacional Nahuel Huapi (Resguardo restos F. Pascasio Moreno)

*Fundación Patagonia Natural (Ciencias Naturales)

* María C. Estivaríz (Ilustración científica)

*Aldo Chiappe (Ilustración científica)

*Laura Rocha (Periodismo científico)

*Valeria Román (Periodismo científico)

*Canal Encuentro (Difusión de las Ciencias Naturales)

*Revista “Muy Interesante” (Difusión de las Ciencias Naturales)

El Grupo Conservacionista de Fósiles, equipo del Museo Paleontológico de San Pedro, desea expresar su profundo agradecimiento a las autoridades de la Fundación Museo de La Plata “Francisco Pascasio Moreno” y a la Directora de dicho Museo, por este importantísimo aval institucional a la tarea desarrollada en San Pedro.

HOY CUMPLE 14 AÑOS EL MUSEO PALEONTOLÓGICO DE SAN PEDRO

17917868_1829300080732417_5776897419851620664_o

El 13 de abril de 2003 abrió sus puertas por primera.
Aquel día San Pedro conoció una nueva y novedosa institución fundada por un grupo de sus propios vecinos: el Grupo Conservacionista de Fósiles. Aficionados todos, pero con inmensas ansias de aprender, de conocer y de difundir el patrimonio cultural y científico de la ciudad y sus alrededores.
Muchas cosas pasaron en pocos años…
En el equipo del Museo se gestó la creación de los Museos Batalla de Obligado, Centro de Flora y Fauna, Museo Agropecuario de Castro, Buque Museo “Cdte. Gral. Irigoyen”, Paseo de los Túneles y el Centro de Documentación en la torre municipal (hoy vacío y con todos sus documentos históricos perdidos).
Por el trabajo del Museo se descubrió un yacimiento de fósiles de los más importantes de la provincia en Campo Spósito. Ya se recuperó allí, una colección de 24 géneros de animales que habitaron nuestra zona en su pasado más remoto.
Se analizaron y publicaron unas 300 cartas de la batalla de Obligado, se recuperaron decenas de objetos de aquel combate en conjunto con los vecinos de la localidad y se ubicó uno de los naufragios más emblemáticos de la historia argentina: el “Republicano”.
Se hallaron centenares de fósiles. Muchos, ejemplares únicos. Conformando una de las colecciones modernas de mamíferos fósiles más reconocidas del país.
El grupo conformó un banco de imágenes de las aves de San Pedro con más de cien especies, aportando detalles de la gran biodiversidad que poseemos.
Se investigó en la historia, la paleontología, la biología, la arquitectura histórica y la historia naval.
Recuperó el antiguo pozo de agua del convento franciscano que fundó la ciudad y se rescataron objetos que aún se conservan en vitrinas en el jardín municipal.
Se descubrieron dos yacimientos de culturas originarias de unos 1.000 años de antigüedad. Uno en Vuelta de Obligado y otro en Bajo del Tala.
En estos años se recibió y atendió a miles de alumnos de colegios de toda la región. Escuelas de Buenos Aires, Entre Ríos, Santa Fe y Córdoba conocieron los fósiles hallados por el Museo de San Pedro.
También son miles los turistas que han recorrido sus salas en estos años.
Concursos, charlas, exposiciones y talleres son actividades complementarias de la vida del Museo. Y una forma de estrechar sus vínculos institucionales en todo el país.
La interacción con científicos de todo el país ha sido una constante desde el primer día. Y la difusión en los medios de comunicación locales, nacionales e internacionales, una premisa del grupo.
El Museo ha participado de congresos, reuniones y jornadas en diferentes ciudades y provincias. En todos lados difundiendo el patrimonio cultural de los sampedrinos.
El equipo ha sido distinguido en el Museo Argentino de Ciencias Naturales; en el Museo de La Plata y, en los próximos días…, será premiado por el Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación de la Provincia.
Mucho esfuerzo. Y muchas veces en silencio y soledad. Pero con el firme propósito de hacer siempre las cosas de la mejor forma posible.

El Grupo Conservacionista de Fósiles agradece a todas y a cada una de las personas, instituciones, autoridades, empresas y hombres de ciencia que en estos primeros 14 años de vida de la institución, siempre han apoyado su tarea.
Feliz Cumpleaños, Museo Paleontológico “Fray Manuel de Torres”!
14 años de viaje a un pasado fascinante…

Descubren evidencias de un marcado cambio climático hace unos 700.000 años

Fósiles hallados en San Pedro revelan condiciones de aridez muy diferentes a las que hoy predominan en la región pampeana

 

El equipo del Museo Paleontológico de San Pedro ha recopilado evidencias de un marcado cambio climático sucedido hace más de 700.000 años que modificó, notablemente, la composición de la fauna que habitaba la llanura pampeana en aquel momento.

A punto de ser desintegrados por la erosión de los agentes naturales, Julio Simonini, José I. Verdón y José L. Aguilar, miembros del Museo de San Pedro detectaron fósiles de tres géneros de roedores cuyas preferencias climáticas se ubican en ambientes con condiciones claramente más frías y áridas que las que posee la región, actualmente.

Dolichotis, Microcavia y Ctenomys

Ciertos animales son excelentes indicadores de cómo era el clima en su hábitat durante épocas remotas debido a que necesitan condiciones de temperatura y humedad acotadas para poder establecerse en un área y desarrollar su vida con normalidad.

En este sentido, los fósiles descubiertos en San Pedro pertenecen a tres géneros de roedores que hoy son característicos de ambientes áridos que hoy caracterizan a las regiones patagónica y central: Dolichotis (mara o liebre patagónica), Microcavia (cuis chico) y Ctenomys (tucu-tuco).

 

Dolichotis, nombre científico de la mara o liebre patagónica, es un roedor de unos 8 a 12 kilogramos que habita planicies semiáridas en el Oeste y Sur de nuestro país y sectores desérticos ocupados por arbustos xerófilos bajos donde halla refugio para resguardar a sus crías. Se alimenta de pastos y posee una gran resistencia a la falta de agua gracias a su metabolismo. Es muy común en casi toda la región patagónica.

De este animal se recuperó una rama mandibular completa con dentición.

100_9230 

Microcavia australis o “cuis chico”, es el pariente sureño del cuis que hoy conocemos en la provincia de Buenos Aires. Este pequeño roedor, perteneciente a la familia Caviidae, igual que las maras, pesa unos 300 gramos y mide entre 18 y 22 centímetros. Se alimenta de pastos y brotes tiernos, así como de ciertos frutos silvestres. Cava galerías donde forma comunidades de varios individuos.

Es un notable indicador de ambientes dominados por la aridez.

Se halló parte de un maxilar superior incompleto.

dsc_0217

Ctenomys o “tucu-tuco”, es un género de roedor endémico de Sudamérica compuesto por numerosas especies que habitan, por lo general, regiones con suelos preferentemente sueltos y áreas abiertas donde excavan galerías habitadas por un macho, mayormente solitario.

De este roedor se halló una rama mandibular incompleta.

100_9234

 

Un cambio climático de hace 700.000 años

Vivimos en un mundo donde se ha comenzado a hablar de un cambio climático que podría modificar nuestra forma de vida o la distribución de las especies.

Sin embargo, el registro fósil indica que el planeta ha estado en permanentes cambios y fluctuaciones que han modificado los valores de temperatura, humedad y composición de la fauna, la cual se moviliza de acuerdo al cambio de sus hábitats y la disponibilidad de alimentos vinculados a dichos cambios.

Los fósiles descubiertos en San Pedro fueron hallados en sedimentos correspondientes a la última parte de la Edad Ensenadense o “Ensenadense cuspidal”, un lapso del Pleistoceno que se caracterizó por marcados cambios.

Dichos sedimentos, de acuerdo a la mayoría de los autores, se depositaron entre unos 0,5 a 0,7 millones de años en gran parte de la provincia de Buenos Aires, siendo detectables, para la zona de San Pedro, al pie de las barrancas que se ubican en la margen derecha del río Paraná.

José Luis Aguilar, fundador del Museo sampedrino, sugiere que “el hecho de encontrar tres roedores que hoy habitan regiones semiáridas en amplias zonas de nuestro país revela condiciones muy diferentes a las que poseemos actualmente en la llanura pampeana donde predomina clima con marcadas condiciones de humedad que lo hacen inviable para estas especies.

En el caso de las maras o liebres patagónicas, su hallazgo no deja dudas de que el norte bonaerense llegó a tener un grado de aridez muy marcado y muy similar al que hoy podemos observar en el norte de la Patagonia, donde este roedor tiene una importante presencia”.

Por su parte, el Dr. Eduardo Tonni, Jefe de Paleontología de Vertebrados del Museo de Ciencias Naturales de La Plata y una autoridad en paleoclima de nuestro país, opina que “tanto Dolichotis como Microcavia son claros indicadores de condiciones áridas a semiáridas pero no necesariamente frías. Por su parte, Ctenomys, también señala condiciones áridas o semiáridas aunque sean locales pero no frío, ya que también se lo encuentra actualmente en la Mesopotamia y región chaqueña. Una glaciación en cordillera ocurrida en torno a los 700 mil años, provocó el desplazamiento oeste-este de especies adaptadas a ambientes fríos y áridos. Este desplazamiento debió haber generado también uno sur-norte en el cual se habrían movilizado las especies halladas en San Pedro”.

Dos registros fotográficos de Carpinteros blancos en San Pedro

Fueron tomados por integrantes del Grupo Conservacionista en Obligado y Bajo del Tala

carpintero-blanco-registros

 Son aves muy bellas. De color blanco en su cabeza y en la parte inferior de su cuerpo, y negro en alas, lomo y cola. Sus ojos están rodeados por un amarillo intenso, que se repite en vientre y nuca, salvo en las hembras que no poseen la mancha amarilla detrás de la cabeza.

 Por su vistoso plumaje, suelen ser comercializados como mascotas, hábito que llevó a la especie a figurar en las listas de aves en riesgo.

 Habita gran parte de Sudamérica y, en nuestro país, se distribuye desde Formosa hasta el noreste de Buenos Aires.

 Frecuenta islas, esteros, sabanas y montes, donde anida acondicionando troncos secos o ahuecados a los que termina de agujerear con su fuerte pico.

 No suele superar los 23 a 25 centímetros de longitud y posee un vuelo pausado, característico de esta familia tan particular de aves.

 Su alimento se basa en insectos (hormigas, hormigas aladas, termitas, avispas, etc.) y ciertos frutos.

 En estos días, Germán Tettamanti y Fernando Chiodini, ambos integrantes del Grupo Conservacionista de Fósiles, lograron dos registros de estas curiosas aves en diferentes puntos de nuestro partido.

 Tettamanti fotografió un ejemplar en la zona de Vuelta de Obligado, donde se los ha visto en pequeños grupos de 5 a 7 individuos; mientras que Chiodini registró la presencia de uno de estos vistosos pájaros en el cerco que rodea a la Reserva Paleontológica “Campo Spósito”, en Bajo del Tala.

 Las fotos logradas se sumarán al “Banco de Imágenes de las Aves de San Pedro”, que está disponible en http://www.gcfsanpedro.wordpress.com

El Grupo Conservacionista de San Pedro invitado a disertar sobre la Reserva Paleontológica “Campo Spósito”

Fue en el marco de las “IV Jornadas Paleontológicas del Salado”

El equipo del Museo Paleontológico de San Pedro fue invitado a participar de las IV Jornadas Paleontológicas del Salado, en la ciudad de Junín, organizadas por el Museo “Legado del Salado”, de dicha localidad bonaerense.

Hasta allí se llegaron José Luis Aguilar y José Ignacio Verdón, miembros del GCF, para narrar el descubrimiento e importancia científica del principal yacimiento hallado en San Pedro.

La jornada comenzó con una salida de campo a las inmediaciones del río Salado, donde el Prof. José M. Marchetto, junto a otros integrantes del museo juninense detallaron las características de los fósiles de la zona. Más tarde, el encuentro continuó con una serie de exposiciones ofrecidas por Federico Agnolin (aves fósiles) y Marcelo Isasi (técnicas de preparación), ambos técnicos del Laboratorio de Anatomía Comparada del Museo Argentino de Ciencias Naturales; integrantes del Museo de Ciencias Naturales “Lucas Kraglievch” (cantera en Marcos Paz) y el Grupo Conservacionista de San Pedro (yacimiento en Bajo del Tala).

Los sampedrinos narraron detalles del descubrimiento de Campo Spósito, importante yacimiento de fósiles hallado en noviembre de 2001, describiendo el listado de los 23 géneros de animales recuperados en el lugar, los pormenores que permitieron establecer que el sitio fue un río prehistórico, la destacable voluntad de Empresa Spósito de preservar el área, la difusión del patrimonio paleontológico que allí se preserva y la tarea de concientización que se realiza con colegios de toda la zona.

  • COMO LLEGAR?

    http://www.ruta0.com/rutas_argentinas.asp Ponés la localidad de partida, la de llegada y listo! Ruta0 te muestra distancias totales, parciales, rutas alternativas, estaciones de GNC, costo de los peajes y fotos y recomendaciones para tu próximo viaje.
  • PRONÓSTICO PARA SAN PEDRO

  • VISITE RESERVA PALEONTOLÓGICA CAMPO SPOSITO

  • Banco de Imágenes de Aves de San Pedro

  • Memorias del Combate 0001 Hallan una crónica inédita de la Batalla de Obligado Fue descubierta entre las memorias del Teniente Coronel Nicanor Lescano, oficial del ejército afectado al bloqueo de Montevideo en 1845. Correo de la Batalla 10 Cartas previas al armado del “Tonelero” y la “Vuelta de Obligado”
  • BLOG SAN PEDRO HISTORICO

    Historias, noticias, fotografias y temas de intereses general. Editor: Chiodini Fernando.
  • Meta